Esta web utiliza cookies, puede ver nuestra política de cookies, aquí. Si continua navegando está aceptándola.
Política de cookies +

Madera y metal

Los principales agentes que deterioran la madera son de tipo abiótico: la humedad, la insolación y el fuego; y de tipo biológico: hongos xilófagos, insectos xilófagos y xilófagos marinos. El nivel de protección requerido depende de las situaciones o clases de uso, requiriendo en cada caso de protecciones superficiales, medias o profundas.

Algunos de los posibles tratamientos a la madera son los siguientes:

  • Barnices: son recubrimientos transparentes fabricados a partir de resinas sintéticas. Forman películas de gran flexibilidad, dureza al lavado y a la abrasión. El secado se produce por oxidación, curado o conversión química.

  • Lacas: son un tipo de barniz, caracterizadas porque el proceso de secado se produce por evaporación del solvente.

  • Esmaltes: son recubrimientos pigmentados fabricados a partir de resinas sintéticas. El secado se produce por evaporación del solvente. Su acabado puede ser brillante, satinado o mate.

  • Lasure: son materiales que penetran profundamente en la madera y no forman capa, dejando un acabado de “poro abierto”, regulando así la humedad de la madera y facilitando la salida del vapor de agua de la misma. Son ideales por tanto, para exteriores. Pueden ir pigmentados y su acabado ser brillante, satinado o mate.

  • Aceite de teca: es una mezcla de resinas naturales, aceites refinados y aditivos que sirven para sanear, nutrir y enriquecer la madera. Indicados para exteriores, evitan el resecamiento y agrietamiento producidos por el sol.

En cuanto a las superficies metálicas, su principal causa de deterioro es la corrosión, produciendo el consiguiente deterioro en sus propiedades tanto físicas como químicas. Cualquier trabajo de pintura que se realice sobre superficies metálicas de acero, se debe realizar siguiendo los criterios recogidos en la norma UNE-EN ISO 12944.

Las aplicaciones que protegen de la corrosión constan del siguiente procedimiento:

  • Preparación de la superficie: por chorreado a presión, limpieza manual o decapado ácido.

  • Tratamiento de pintura: de uno o dos componentes, y aplicadas en diferentes capas.

Ver: Protección contra la corrosión

Imágenes

Trabajos realizados

Descarga